• Mié. May 25th, 2022

Nexo Radial – Tigre – Argentina

Captadas en redes sociales, controladas por el móvil, vendidas en Internet

Por

Ene 16, 2022

Tras meses de infierno, al ser liberadas por la Guardia Civil, las dos mujeres nigerianas seguían completamente aterrorizadas. Si no volvían con la mafia de prostitución, una maldición vudú caería sobre ellas. No había forma de convencerlas de que lo peor había pasado. Así que los agentes, junto a la policía nigeriana, montaron una videoconferencia con un pastor religioso en Benin City para deshacer el hechizo que el priest que las había captado echó sobre ellas. En el mundo de la trata de personas con fines de explotación sexual la tecnología convive con lo arcaico. Hay transferencias alrededor del globo en criptomonedas para blanquear dinero y rendijas en las habitaciones para que las “chicas” echen los billetes del “servicio” a una caja de caudales que controla la “mami”. Captación en redes sociales a través de perfiles falsos y bots, y familias que colaboran en la explotación de sus hijas o hermanas; móviles geolocalizados para tenerlas controladas y cerrojos en las puertas.

Seguir leyendo

‘Camgirls’, “un melón por abrir”

Durante el confinamiento, las webs de porno por streaming y suscripción se dispararon. Las restricciones de movilidad empujaban a los consumidores, y la crisis económica a muchos nuevos creadores de contenidos para adultos. Entre los expertos de explotación sexual nadie duda de que entre los miles de perfiles, algunos pueden ser fruto de la coacción. Todos los informes institucionales sobre tecnología y trata lo mencionan, la última campaña de la ONG Diaconia en Instagram apunta directamente a la “falsa idea de empoderamiento” de la popular Only Fans. Pedro J. Conellie, policía especializado en trata y autor junto a Mabel Lozano, del libro Pornoexplotación, que detalla algunos casos, admite que el tema de las camgirls [mujeres que hacen vídeos sexuales en directo] es “un melón por abrir”. Convencido de que hay vídeos coactivos, admite que es fenómeno “muy complicado de perseguir, investigar y demostrar” ya que la víctima, el cliente, la plataforma y sus servidores pueden estar en cuatro rincones distintos del globo y pueden existir contratos en apariencia legales. Aunque las autoridades policiales y judiciales no niegan que pueda existir algún caso en los que las mujeres están siendo obligadas a prostituirse virtualmente, no se han encontrado indicios de ninguno en concreto.

Desde la búsqueda de víctimas en Facebook o Tinder, al blanqueo del dinero en criptomonedas, la tecnología facilita la trata de seres humanos con fines de explotación sexual. Pero la esencia del crimen permanece: valerse del engaño y la amenaza para esclavizar a mujeres vulnerablesRead More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.